Ana, Reyes, Rosa

Ana del Pino Jiménez Martín, natural de La Breña-Telde, lleva más tyldet_ana-del-pino-jimenez-martinde treinta años con el oficio de plantación y venta de hierbas (herencia de su suegro Julianito Martel). Nos contó historias que giran alrededor de este aromático y medicinal mundo; entre hierbaluisa, pasote, orabal, laurel, eucalipto o nogal. Y es precisamente con esta última hoja que cubre a la nuez, con la que nos lleva a aquellos tiempos de penuria y donde ésta se hervía con agua y gofio, convirtiéndola en alimento de aquella población de postguerra. Con las agüitas de alsándara nos trasladó hasta los velorios: “Dentro del caldero las llevaban las vecinas, para calmar a los doloridos familiares y amigos del difunto”.

Rosa Campos Montesdeoca, natural de Las Palmas de Gran Canaria, tyldet_rosa-campos-montesdeocatras sus estudios de Magisterio, su gran vocación agrícola la lleva al de Capacitación Agraria, especializándose en agricultura biodinámica y ecológica “que tiene una razón de ser para con la tierra”, convirtiendo la finca de Lomo Espino, desde el 2011 y “con mil y una dificultades”,  “que sufría un deterioro importante” en un magnífico poema paisajístico donde se fusiona el rastro de lo que una vez fue (plantaciones de tomates, naranjeros…) y lo que ahora crece (más de treinta variedades de verduras, plataneras, papayeros…). “El futuro es el presente”, sentencia Rosi mientras pasamos por un aula de madera que es una oda a la enseñanza en plena naturaleza, y que para tal fin, afortunadamente, es usada. 

Reyes Medina Martel es la séptima de nueve hermanos y nacida a tyldet_reyes-medina-martelorillas del Tundidor, barranco que cicatriza Valle de los Nueve-Telde. Tras dejar sus labores de empaquetado en almacenes agrícolas y auxiliar administrativo, se dedica a la agricultura en varias fincas propiedad de José Medina y al trabajo de ranchera (con el agua de los pozos de éste). Pudimos pasear junta a ella, bajo las sombras de sus cuidados naranjeros y olivos, así como entre aguacates, papayos, mangos… (reconocidos con diferentes premios), y su constante sonrisa, quizá el mejor abono para unos frutos tan distinguidos.

Ana, Reyes, Rosa from Asociación Cultural Tyldet on Vimeo.

Deja un comentario